Revista

Re-
vis-
ta

graphic

Descarga nuestro último contenido

Seguinos en nuestras redes

Nota del editor

Sobre la perspectiva y la falta de ella

En la previa y como parte de las actividades del XXX Congreso AAPA Latino, recorrer el puerto de Santos con una pequeña embarcación, permite observar la enorme potencia del complejo líder en América Latina con una increíble diversidad de cargas, desde terminales de contenedores pasando por celulosa, jugos, azúcar, fertilizantes, combustibles, químicos y por supuesto, granos y subproductos que se operan en varios kilómetros de muelles, terminales y enormes almacenes. Los 15 metros de profundidad y un ancho enorme, permiten que buques de gran capacidad, desde los 366 metros de eslora -los más grandes en contenedores que llegan a la región- hasta los cape size muy largos y anchos que traen y se llevan la carga a granel. No queda más que asombrarse. Pero para Brasil hace falta mucho más aún….Las empresas quieren menos burocracia y más agilidad en los procesos de aprobación de ampliaciones porque las inversiones llegan y en mucho. Temas como conseguir un dragado más estable y previsible en el tiempo y mayor capacidad, así como accesos terrestres menos congestionados siguen siendo las cuentas pendientes. Las reformas vinculadas a más concesiones, la operación en consorcio de los privados para dar mayor capacidad al ferrocarril, son algunas de las soluciones. Algo habrá que hacer para evitar el problema del acceso terrestre.
“Ya no se puede hablar que Brasil es eficiente sólo “tranqueras” adentro, también hoy es eficiente en materia logística y puertos”, dijo Mario Povia, secretario nacional de puertos en la apertura del enorme encuentro que reunió en Santos a los puertos del continente, navieras y sus proveedores.
En particular, una aspiración del gobierno que se va en un tiempo, de desestatizar la administración portuaria de Santos, quizá no avance con Lula, pero nos dicen que hay mucho de lo que se viene haciendo que tiene que ver con una política de Estado que se inició en Brasil hace unos cuantos años.
Por otro lado, innovación, tecnología, medio ambiente, transición energética, elementos que aparecieron en la agenda del Congreso de AAPA, bien se tienen en cuenta en Santos. Latinoamérica tiene más desafíos que resolver al respecto. Aún nadie sabe qué combustible será el que se utilice en el futuro a nivel de shipping, se dijo. Esto genera incertidumbre en toda la cadena.
La innovación es un tema de vocación de cada uno, otras cuestiones tienen que ver con el dinero. Precisamente: Quién pagará la fiesta del cambio energético. 18% del PBI de México o U$65 mil millones es lo que genera la industria petrolera allí. Alguien va a fondear ese dinero para llenar ese pesado hueco?. Muchas cosas siguen sin cambiar en la industria naviera, que, como dijo el reconocido experto portuario, Carlos Urriola, “sigue siendo muy conservadora”.
Para países con menos recursos, está el riesgo de ver estos cambios desde afuera, y sólo saludarlos y mirarlos pasar….Unos pocos que ven más allá y con espaldas pueden tener hoy las cosas más claras…y son los que manejarán la logística futura.
aapalatino

Descarga el último contenido

Descargá la última RevistaMegatrade - 2da quincenaNewsletter